Estrés y piel

Uno de cada tres pacientes que sufren de enfermedades de la piel sufre de problemas emocionales como el estrés, la ansiedad y la depresión. Es la estimación de la SBD (Sociedad Brasileña de Dermatología).

El estrés, la depresión y la ansiedad pueden causar trastornos graves, y pueden alcanzar la auto-mutilación, como la tricotilomanía, que es cuando el paciente arranca su propio pelo, pudiendo llegar a dejar secuelas cicatrizales.

El primer paso del tratamiento consiste en identificar el problema en la piel y luego el agresor psicológico.
En estudios realizados en niños con vitíligo, se separaron dos grupos, uno con tratamiento dermatológico exclusivamente y al otro grupo se le agrego tratamiento psicológico.

El que fue tratado con medicamentos y asesoramiento psicológico, tuvo resultados sorprendentes, la tasa de curación fue del 80% mayor que en el primer grupo.

Entre los niños, a menudo el nacimiento de hermanos el comienzo de la escuela, o incluso la separación de los padres fueron los factores desencadenantes de la enfermedad.

Los tipos más comunes de enfermedades de la piel causado por problemas emocionales son el acné, la caspa, irritación, psoriasis, caída del cabello y lesiones en las rodillas y los codos.

Lo importante es tratar lo antes posible a los pacientes, antes de que se convierta en un problema crónico.
el tratamiento psicológico varía de persona a persona.

Las personas que más sufren este tipo de problemas son los individuos con personalidad introvertida, que luchan para mostrar sus sentimientos y que han experimentado un trauma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *