Envejecimiento facial – tratamientos

Dependiendo del grado de envejecimiento y de las zonas a tratar, puede basarse inicialmente el tratamiento con cremas medicadas, agregando secuencias de tratamiento en consultorio donde se pueden realizar, peellings, dermabrasión, radiofrecuencia, laser, electroporación, sustancias de relleno, toxina botulínica, radiofrecuencia, ultrasonido y la lista puede continuar ya que el arsenal terapéutico con que se cuenta en la actualidad es inmenso.

La cirugía puede ser total o parcial dependiendo de los objetivos, la primera área en hacerse notar es el tercio superior de la cara los ojos y la frente o solo la frente. Se caen las cejas, aparece pliegue de piel redundante en párpados superiores, arrugas de expresión en la frente y los lados de los ojos; le sigue el tercio medio de la cara en donde desciende por debajo del párpado inferior produciendo una arruga mayor al lado de la nariz y de la boca y finalmente el envejecimiento aparecerá en el cuello y perdiendo la línea de definición de la mandíbula.

La cirugía básicamente se hace a los tejidos de sostén y al recortar piel no se hace nada por la calidad de ésta, por tanto algunas arrugas, continuarán y para mejorarlas hay procedimientos específicos y complementarios. Para combatir el envejecimiento no hay un único procedimiento, según la edad y el tipo de defecto a corregir. No siempre es posible lograr el mismo resultado en todos los casos, esto lleva a que técnicas y vías de abordaje tengan que cambiar según la persona, aclaro esto porque las técnicas endoscópicas con cicatrices mínimas no se pueden aplicar siempre.

En general, se puede hablar de diferentes alternativas de tratamiento en ocasiones se deben corregir defectos estéticos del contorno facial, aquí la información es de vital importancia para explorar las posibilidades de tratamiento. Lo que hoy se acepta es un tipo de mantenimiento continuo y escalonado para retardar los efectos del envejecimiento ya que éste es progresivo, multifactorial, con expresiones variables.

Las razones que llevan a las personas a mejorar su aspecto sobre el envejecimiento, son principalmente de orden social o profesional muchas veces las secuelas de los años en nuestro rostro no concuerdan con una personalidad vibrante, llena de energía y entusiasmo ya que la madurez ha traído una posición que quiere ser prolongada.

Es el aspecto de cansancio, de fatiga que se dibuja en la cara el que más fácilmente cambia con esta cirugía.

Estas personas por lo general son activas, viven intensamente muy conectadas con el mundo, lazos afectivos, sociales, profesionales y tienen deseos de superación y mejorar como personas.

No es el aspecto físico lo único que le preocupa, buscan impulsar también su espíritu y no, dejar caer su ánimo de lucha, para continuar siendo vigentes, en general, busca mas aceptación.

Si una persona quiere aparecer relativamente más joven, es posible ofrecerle una serie de posibilidades de tratamientos dermatológicos y quirúrgicos, se deben entender que algunos son más regenerativos y otros son más preventivos, pero todos los tratamientos tienen mezcla de ambos solo que en proporciones variables, mientras más tenga de regenerativo mas espectacular se ve el resultado, en el caso de preventivo, los cambios son menos notorios en primer momento pero ayudan a retrasar la aparición de signos de envejecimiento.

Mientras más avanzado sean los signos de envejecimiento, las combinaciones quirúrgicas serán mayores.

Lo más recomendable es empezar a una edad temprana y someterse en forma escalonada a intervenciones a medida que los signos de envejecimiento van apareciendo durante el transcurso de los años.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *