Exceso de transpiración- Tratamiento con toxina botulinica

La mayoría de nosotros pensamos en la toxina botulínica, como un tratamiento cosmético para las arrugas, pero esta sustancia también tiene otros usos médicos sorprendentes.

Los neurólogos utilizan la toxina para ayudar a personas con problemas musculares discapacitantes y los dermatólogos lo usamos para detener la hiperhidrosis.

Es un tratamiento relativamente nuevo para la transpiración excesiva y ha sido de ayuda para numerosas personas que han conseguido superar la vergüenza e incomodidad de su problema.

Se administra a través de una inyección y lo utilizamos los dermatólogos con frecuencia para tratar el exceso de sudor en axilas, manos, cabeza y cara, y en otras zonas corporales pequeñas.

Las superficies grandes, como el pecho y la espalda, generalmente se tratan con productos tópicos (antitranspirantes o polvos).

La toxina botulínica es una proteína purificada natural que puede bloquear temporalmente la secreción de las sustancias químicas del cuerpo que son responsables de “activar” las glándulas sudoríparas, al bloquear el mensajero químico, “desactiva” la transpiración en las áreas donde ha sido inyectado.

Las inyecciones son poco profundas, ya que la medicina se inyecta justo por debajo de la piel, donde permanece. Las inyecciones de seguimiento pueden ser necesarias sólo cada 7 o 16 meses para controlar los síntomas de la transpiración.

Antes de las inyecciones en las axilas es mejor no depilarse dicho área. Casi todos los médicos prefieren tres o cuatro días sin depilarse antes de las inyecciones.

Después de recibir el tratamiento, es recomendable realizar un seguimiento en el médico al cabo de 1 o 2 semanas. Este seguimiento es útil porque permite al médico ‘retocar’ las zonas de transpiración que pueda haber omitido durante la primera tanda de inyecciones, y comprobar que está obteniendo todos los beneficios del tratamiento.

Las estadísticas de los estudios de investigación indican que el tratamiento es seguro y eficaz para la hiperhidrosis y que presenta mejoras duraderas y significativas en los síntomas de transpiración excesiva de los pacientes, sus actividades diarias y su calidad de vida.

Además, este tratamiento ha demostrado científicamente que mejora la productividad laboral y de relación.

¡Imagine cómo sentirse seco podría cambiar su vida diaria!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *