Rosácea, una enfermedad con enorme impacto social

La mayoría de los pacientes enfermos de  rosácea han sentido un  impacto social negativo cuando presentaron episodios agudos o crónicos de su enfermedad, independientemente del grado de rosácea que puedan tener; De acuerdo con los resultados de la última  encuesta realizada a 801 pacientes, por la National Rosacea Society.

El 81% de los enfermos, han sido afectados negativamente en su vida social.

La queja más común, citada por el 50% de los encuestados, fue tener que rechazar la comida o bebida que normalmente disfrutan por temor a desencadenar un brote de rosácea.

El 43% dijo que había sido objeto de las miradas, ideas falsas, comentarios o chistes groseros.

El 39% se había negado o cancelado compromisos sociales a causa de la rosácea.

Otras quejas comunes incluyen no participar en actividades físicas de los que dispondría,37%-

El 28% prefería evitar experiencias nuevas o diferentes.

La única buena noticia que pueden recibir estos  pacientes, es que con la terapéutica dermatológica actual  pueden revertir este proceso originado en la piel.

Desde hace 20 años nos dedicamos a resolver este problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *