Quienes Somos

Nuestra Identidad se basa en los siguientes valores, creencias y principios:

  • Acercar nuestra verdad sobre las enfermedades de la piel a todos nuestros lectores.  Esto  se debe a que basamos nuestra información exclusivamente en material científico dermatológico, el cual es obtenido mediante puestas al día semanales (ateneos), a través de literatura científica de jerarquía, comunicaciones con los centros dermatológicos mas importantes del mundo y participación en meetings académicos internacionales.

Sabemos que siguiendo este camino muchas veces vamos a quedar a contramano de la información que el paciente, la población general y el medico no especialista pueden tener.  Por este mismo motivo, entendemos que es muy difícil erradicar un concepto que esta instaurado en la gente, aun cuando es erróneo, sin embargo es nuestro deber y nuestro objetivo hacer los mayores esfuerzos por modificarlos  en base a datos científicos..

  • Mantener una comunicación fluida y diaria con quienes necesitan información, ayudará a erradicar mitos instaurados en la población e incluso, en médicos no formados.

Consideramos al acto medico como un encuentro de personas, respetando las individualidades propias de cada uno, sus inseguridades, sus vergüenzas y sus estados de animo.

  • Brindar a nuestros pacientes los mejores tratamientos. Esto no significa ofrecer tratamientos de moda (no siempre son seguros), sino atender la necesidad real teniendo en cuenta la salud y la estética.

Consideramos que para ofrecer un tratamiento nuevo, el mismo debe haber sido comprobado según el rigor y las estrictas normas correspondientes a todo procedimiento científico, por eso no todo lo nuevo es útil. Es más, en general lo nuevo se ofrece como “método salvador” con el solo fin de atraer a la gente sin importar, los resultados finales ni priorizar al paciente.

Por otra parte existen tratamientos de larga data,  que no por eso han perdido vigencia, sino que en muchos casos han sido lamentablemente olvidados.

  • Rodearnos de quienes consideramos los mejores profesionales en cada una de las áreas de la dermatología o afines a esta.

Como sabemos que existen patologías en las cuales un resultado urgente es la diferencia entre la vida y la muerte, contamos por primera vez en Latinoamérica con un laboratorio para el análisis de las muestras de tejido de la piel, de nivel internacional, que posibilita la obtención de resultados en 24hs. Este nuevo logro es posible gracias a los esfuerzos conjuntos con especialistas dermatopatólogos.

Este nuevo concepto integrativo nos permite  asegurar que tenemos los métodos diagnósticos más avanzados del mundo.

Contamos con la posibilidad de colaboración en aquellas enfermedades o diagnósticos inciertos, de realizar ateneos dermatológicos a través de la utilización de la telemedicina.

  • Ponernos a disposición de dermatólogos de nuestro país y de diferentes nacionalidades, para juntos aunar criterios y difundir los avances que venimos consiguiendo.
  • Advertir sobre los graves riesgos que puede tener una persona al realizar tratamientos en patología de piel con profesionales no formados en dermatología.

 

  • Defender la dermatología y a quienes verdaderamente la practican, nuestros colegas dermatólogos, que han logrado después de años de estudio y perfeccionamiento, cumplir con los requisitos para hacerse acreedores de la especialidad.

 

  • Desenmascarar procederes y procedimientos no éticos, para esto es conveniente recordar algunas palabras del Dr. Florencio Escardo en su libro Moral para Médicos: 

“Afortunadamente los médicos somos los únicos profesionales que poseyendo como bien común el del enfermo, no tenemos necesidad de ser rivales, sino colaboradores; vale decir, estamos ordenados a coincidir en el interés del enfermo y no en otro.
La menor desviación de esa línea rompe nuestra condición de colegas. Para no pocos espíritus gregarios la ética es complicidad. No. La ética es decencia y ella obliga a no pactar con el inmoral.
Si, para explotarlo, un medico engaña a sabiendas a un enfermo, lo ético es desengañar  al enfermo, no cubrir al medico.
El medico nos obliga en cuanto a medico en tanto  guarde una categoría moral.”

“Los médicos constituimos una clase, no una banda”.

Dr. Fabian Ignacio Tuysuz Galvez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *