Hiperhidrosis – exceso de transpiración

El cuerpo humano tiene aproximadamente 4 millones de glándulas sudoríparas. La mayoría de estas glándulas están situadas en manos, pies, cara y axilas.

Los mensajes provenientes del cerebro comunican al cuerpo cuándo debe producir sudor, para mantenerlo fresco bajo temperaturas elevadas o como reacción a la ansiedad. Pero si sufre de hiperhidrosis, continuará sudando con independencia de la temperatura ambiente o de cómo se sienta.

Las personas que la sufren suelen sudar cuatro o cinco veces más de lo normal o necesario para regular la temperatura corporal, o como reacción al estrés.

Esta cantidad de sudor produce vergüenza y depresión, además de debilitarlo tanto física como emocionalmente. Puede tener efectos negativos en su carrera profesional, en su productividad, en su participación en actividades escolares, en sus relaciones personales e íntimas, y en su capacidad de disfrutar de actividades deportivas como el baile, o el dibujo y la música.

La hiperhidrosis puede pasar de padres e hijos por transmisión genética. Casi el 65% de las personas que sufren de transpiración excesiva comunican que un pariente cercano también la padece.

Aunque si sufre de hiperhidrosis, sepa que no está solo. ¡Casi el 3% de la población mundial sufre de una transpiración excesiva!

Millones de personas en todo el mundo sufren de una transpiración excesiva, también conocida como hiperhidrosis. La hiperhidrosis es un problema de salud devastador que puede causar vergüenza, aislamiento social, incomodidad física y problemas emocionales y económicos.

Hiperhidrosis – Transpiración extrema.

Representa cuatro o cinco veces la cantidad de sudor normal o necesario, como una reacción al estrés o para mantener el cuerpo fresco.

La transpiración que es tan excesiva que produce vergüenza y molestias influye en su toma de decisiones e impide que lleve una vida normal, pero no tiene por qué ser así.

Existen tratamientos adecuado para solucionar este problema. De hecho, los tratamientos actuales suele ser tan eficaces que la vida de los pacientes cambia de una manera radical.

Sepa si puede padecer hiperhidrosis

Las preguntas siguientes le permitirán iniciar un diagnóstico y recibir la ayuda y comprensión que merece.

La hiperhidrosis es una alteración dermatológica que puede ser tratada con éxito.

.

1. ¿Cuántas veces al día piensa en la sudoración o se mira frente a un espejo?

2. ¿Cuántas veces al día se cambia de ropa? ¿tiene fuerte olor?

3. ¿ Cuantas veces al día seca su transpiración?

4. ¿Con qué frecuencia debe adquirir ropa o calzado nuevo? ¿Cree que realiza esas compras con mayor frecuencia que otras personas?

5. ¿Sus camisas tienden a ser amarillas en la zona axilar?

6. ¿Con que frecuencia cambia de marca sus antitranspirantes o desodorantes?

7. ¿Alguna vez modifica sus planes sociales debido a la sudoración excesiva o al temor de que se produzca?

8. ¿Se siente incomodo cuando estrecha, en el saludo, otras manos?

9. ¿La sudoración excesiva afecta a su rendimiento en el trabajo o a sus opciones laborales?

10. ¿Se ha irritado o sus axilas se han oscurecido con productos para combatir la hiperhidrosis?

11. ¿Le da verguenza transpirar frente a otras personas?

12. Cuando se encuentra en situaciones en las que existe contacto con otras personas, o cuando piensa en ese tipo de situaciones, ¿experimenta sudoración?

13. ¿Su pareja le recrimina el echo de que usted transpira?

SI LA MAYORíA DE SUS RESPUESTAS SON POSITIVAS, LO ESPERAMOS PARA SOLUCIONARLE ESTE PROBLEMA, CONTAMOS CON LOS MEJORES TRATAMIENTOS PARA HACERLO