Acné y Hormonas, la testosterona

La testosterona, más conocida como la hormona masculina esta presente también en las mujeres, aunque en menor cantidad, cuando se produce un desorden hormonal estas se hacen mas activas y su acción sobre la piel es evidente.

La acción de la testosterona sobre las glándulas sebáceas es la de propiciar la secreción aumentada de sebo.

El sebo acelera la regeneración celular lo que lleva a la obstrucción de los poros con la formación de puntos negros, el aumento de sebo también genera un campo propicio para la colonización bacteriana.

Desde allí se desarrollan las lesiones de acné en todas sus variantes desde puntos negros hasta nódulos, pasando por pápulas y pústulas, las lesiones residuales pigmentarias son frecuentes.

Actualmente podemos evitar esto, ya que contamos con tratamientos para eliminar definitivamente el acné y sus secuelas.

Acné y hormonas, estrógenos

El acné afecta a las mujeres adultas durante la menopausia por la disminución de su principal hormona sexual, los estrógenos.

En la menopausia se altera el equilibrio entre las hormonas femeninas (estrógenos) y masculinas (testosterona) produciéndose un desorden hormonal y es en ese momento cuando la mujer adulta comienza a tener acné.

Generalmente las lesiones, puntos negros, pápulas, pústulas y sobre todo nódulos se sitúan en el mentón siguiendo una linea hacia ambas orejas, esta es una ubicación casi patognomónica del acné con componente hormonal

Este cuadro muchas veces se acompaña con aumento del vello facial y disminución de los cabellos, la frente se hace mas prominente, la caída de cabello se hace crónica,

Hoy podemos resolver este cuadro con modernos y eficaces tratamientos.